29 de abril de 2015

No sé qué hacer. Juro que no lo sé. Me encantaría tanto hacer que su mundo y su vida sea más fácil, más sencilla, en la que no hubiese lugar para el estrés, la desesperanza, los agobios, la tristeza, donde no tuviese que derramar ni una sola lágrima ni tener nudos en la garganta. 
Ojalá pudiera teletransportarme a su lado y abrazarle como nunca, y que con ello, solucionase todo,y cada pedazo roto de su interior se arreglase. Hacerle olvidar todos los problemas y motivos que puedan hacer estar mal, deprimido o decaído.
Lo único que quiero es que sea feliz y poder estar con él para verle sonreír, con esa sonrisa que me enamoró desde el primer instante.
Necesito que lo sea. Le necesito a él.

27 de abril de 2015

Ocho ∞

Llevo más de dos años sin escribir nada, el blog ha estado abandonado no, lo siguiente. No estoy orgullosa de ello, pero ni tenía fuerzas y mucho menos inspiración para ello.
No voy a contar todo lo que ha pasado en dos años, demasiadas cosas, recuerdos y gilipolleces varias que no importan a nadie. Lo único que voy a contar, que a su vez es lo más importante, ha sido él. El que ha cambiado mi vida de arriba abajo, el que me da ganas y fuerzas para seguir adelante y levantarme cada día. Que sí, solo llevamos casi 5 meses, pero nadie me ha hecho tan feliz como él. Y como sé que leerás esto, me voy a permitir dejarte aquí algo escrito, porque sí, porque me apetece y quiero sorprenderte.



Sabes que nunca me cansaré nunca de decirte lo mucho que significas para mi, lo mucho que te quiero y cuánto has mejorado mi vida (más bien salvarla). Y es que es una mejora bastante notable. Todo es más bonito desde que estás en mi vida. Desde ese día en que fuimos los únicos que se dignaron a aparecer a la quedada (sigo diciendo que estaban todos compinchados para dejarnos a solas). Desde el momento en que te vi, supe que tendrías una gran importancia en mi vida, pero no me imaginaba que estaría tan enamorada como lo estoy de ti. 
Algunas veces, cierro los ojos y me imagino cómo sería una vida sin ti, una vida sin tu amor, sin felicidad, sin tus mimos y cariños, donde solo hubiese tristeza, lágrimas y dolor. Cuando abro los ojos, doy gracias a los antiguos dioses y a los nuevos y al dios de Luz (único dios verdadero) por haberte conocido y formar parte de mi vida, y ojalá que eso no cambie nunca. Me encanta pasar tiempo a tu lado, jugar contigo, que me enseñes juegos y que al principio parezca que no me gusta o no me hace ilusión, pero luego decirte que he estado jugando y me gusta, y ver la forma en que sonríes. Pero no todo lo que imagino es tan malo, la mayoría del tiempo pienso en todo el tiempo que quiero pasar a tu lado, la cantidad de veces que quiero besar tus labios, abrazarte sin importar el tiempo que estemos así, acariciarte la espalda y el pelo, pensar en lo que me gustaría hacer contigo, los lugares a los que quiero que vayamos juntos, descubrir otros lugares que no me llamen tanto la atención al principio, pero que al final me acaben gustando gracias a ti. Me encanta recordar todos los momentos que hemos pasado juntos y los que quedan. Hace unos años aprendí el significado etimológico de recordar. Recordar viene del latín recordari, formado por el prefijo re-, que significa "de nuevo" y la palabra cordis, que significa "corazón". Recordar quiere decir algo más importante que tener a alguien o algo en la memoria, significa "volver a pasar por el corazón", por lo que cuando digo "estoy recordando" quiere decir que lo estoy pasando por mi corazón. ¿Y sabes qué? Nunca sales de ahí, vives en mi corazón, has encontrado un lugar cómodo en el que quedarte a vivir y quererte más aún cada segundo, cada minuto y cada hora que pasa.
"¿Felicidad?
para qué explicarlo
si cada vez que me miras
se me escapa una sonrisa."


Siempre que pienso en ti, y créeme que nunca dejo de hacerlo, se me dibuja una sonrisa, se me pasan las horas imaginando todo lo que nos queda por compartir y por vivir. Como ya te dije, eres mi amigo, mi novio y mi vida, te quiero para todo menos para compartirte, haría cualquier cosa por ti. Y es que somos felices estando juntos, igual que lo somos sin estarlo (aunque un poco menos) porque sabemos que conforme va pasando el tiempo, quedará menos para volver a vernos. Estamos locos, pero compartimos la locura. Podría pasar toda una vida haciendo algo que no me guste, pero no puedo estar 1 día sin verte y mucho menos sin hablar contigo. Puede que en ojos de algunas personas no seas tan atractivo como otros, pero para mi eres igual de atractivo que esos, e incluso más, eres perfecto para mis ojos. No me importa lo que digan, ni siquiera veo esos "defectos" que te sacas a veces, y sinceramente, ninguno de esos defectillos es importante, pero ahí estaré yo para quitarles importancia y hacer que te veas como te veo yo. 
No importa cuántas veces discutamos o lo fuerte que sea la discusión, lo único importante aquí es que nos queramos, porque el amor puede con todo. Cada discusión nos hace más fuertes y con más ganas de seguir adelante y de estar juntos.
          "Comernos a besos como si no hubiese un mañana. Que nos duelan las pupilas de vernos, la piel de acariciarnos. Reírnos por todo y nada, hasta caer exhaustos al suelo. Que me hagas la guerra y el amor. Que la mezcla de ambos me haga delirar. Correr de la mano por la ciudad, escondernos en cualquier esquina y que me asfixies a besos. Bailar hasta caer rendidos en el suelo." 

Gracias por haber aparecido en el momento justo, cuando había pensado que moriría sola o rodeada de gatos, o peor, monja de clausura. 
Gracias por hacerme ver que todo no es tan malo como pensaba. 
Gracias por quererme.
Gracias por dejar que me quede en tu vida.
Gracias por llamarme "leoncita".
Gracias por llenar el vacío que tenía.
Gracias por ser tú.
Simplemente gracias por existir.
Quiero que te quedes conmigo y dedicarte todas mis sonrisas.
Tengo ganas de volver a verte. Te quiero, que lo sepas. Te quiero por encima de cualquier pero y pase lo que pase siempre lo haré.
Tumbamos nuestro 8 para convertirlo en un ∞. Y así será.
"Y que cuando me abrazas;
el corazón se me acelera;
y todo nuestro alrededor se desvanece." 

Te quiero muchísimo mi todo, mi Simba, mi infinito, mi ángel guardián, mi leoncito, mi Epi, nunca lo olvides y por favor, no me dejes nunca


15 de enero de 2013

De nuevo por aquí.

Necesito reorganizar mis sentimientos. Tengo un caos en mi interior que no me entero ni yo misma. No sé a quién pertenece mi corazón, bueno me pertenece a mi, puesto que no le gusto a ninguno, bueno, estoy segura de que a uno de ellos no, los otros dos... tengo mis dudas. La cosa es que... le echo de menos. Pero, ¿a quién?
El primero de los 3 fue el que más amor me dio, más ternura, cariño y la persona a la que más he querido; el segundo, bueno, nuestra relación estuvo bien, pero fue más placer que amor, pero eso sí, era un cielo de chico; y el tercero, ni siquiera salí con él, no tuve agallas para decirle lo que sentía y ahora que nos hemos distanciado, menos aún. La cosa es que echo de menos hablar con ellos, hacer tonterías con ellos, rozarles, meterme con ellos... Aunque, este distanciamiento con ellos no sólo es culpa mía, ellos también tienen su parte de responsabilidad. Principalmente porque fueron ellos los que dejaron de hablarme, e incluso, a ignorarme. Pero, ya he aprendido a pasar de ellos, a ignorarles. Se lo merecen. Por hacerme sufrir. He aprendido a ser feliz, con mis amigos y mi familia, a centrarme más en los estudios y pasar de amores que lo único que hacen es hacerte malgastar tu tiempo y hacerte daño. No gracias, prefiero dejarlo para el verano, que al menos tengo más tiempo y puedo concentrarme en otras cosas para no pensar en lo que me hiere por dentro.
Volviendo al tema anterior, ¿cómo puede una persona dejar de hablar a otra de la noche a la mañana? De verdad que no lo entiendo, y quiero hacerlo. Pero no, no sé cómo. Y más cuando es alguien a la que has querido y has compartido momentos fantásticos. Vale que ya no estéis juntos y no os habléis durante un tiempo, pero si la vuelves a hablar, la hablas de verdad y no coges y al cabo de un tiempo pasas de ella y haces como si no existiera. Porque no, la haces un lío y acabará odiándote a más no poder. Y no sólo eso, sino que también acabará odiando el amor. Por tu culpa.
Termino diciendo esto: ¡CHICOS, HABLADME, JODER! SIGO EXISTIENDO, TODAVÍA NO ME HE MUERTO, ¿SABÉIS?


A esos pocos seguidores que tengo, decirles que muchas por seguirme y que lo siento por tanto tiempo de inactividad, pero entre los exámenes, trabajos, deberes y después problemas personales, amorosos y de reorganización de ideas no he tenido tiempo, ni ganas ni inspiración para escribir nada.
A partir de ahora intentaré escribir más a menudo y cosas mejores. Esto solamente era para desahogarme un poquito. Dicho esto, me despido.
Os quiero, beibis ;)

7 de octubre de 2012

Confesión 2.

4-Oct-12

Sé que no debo perder la esperanza, que algún día volverás a mi y todo seguirá como hace unos meses, como si nada hubiera pasado, como si no me hubieras dejado con el corazón destrozado. Te sigo echando de menos y te sigo queriendo, para qué voy a negarlo, esa es la verdad, la única verdad. He intentado engañarme a mi misma creyendo que no, pero no puedo, estoy harta de intentar aparentar, de intentar que no se note, de intentar olvidarme de ti sin éxito alguno, y sobretodo, estoy harta de ti. Harta de que me mires de reojo y no me hables, harta de que cuando hablo en clase ni me mires cuando a los demás les miras, harta de que pases de mi. Pero tú y yo sabemos que no puedes evitar mirarme, es como un instinto, siempre miras a la persona que quieres o a la que has querido en algún momento de tu vida. También sabemos que no me has olvidado, no sé cómo lo sé, lo presiento. Pero, ¿sabes qué? A partir de ahora pasaré de ti, te eliminaré de mi mente, porque ya no puedo más con este dolor que me atraviesa el pecho cada vez que te veo. Me rindo de intentar algo que tú no quieres. Así que paso, haz lo que te de la gana, no me importa.
A partir de ahora, dejaré de sufrir y lo cambiaré por felicidad y alegría. El sufrimiento te lo dejaré a ti, te toca.
Te voy a decir algo más, no creo que encuentres a alguien que te quiera como lo he hecho yo. Así que, buena suerte intentándolo.
Te quier...NO ESPERA, me eres indifierente (o eso intentaré, no creo que lo consiga...).

Confesión 1.

21-Sep-12

Me encantaría volver al pasado y poder parar el tiempo en los momentos en los que he sido más feliz. Y da la casualidad, de que la mayoría de esos momentos han sido a tu lado, contigo. Tu mera presencia  era lo único que necesitaba para ser feliz. Recuerdo todos y cada uno de los momentos que pasamos juntos. Parece increíble que después de tantos meses, todavía me siga acordando de todas las conversaciones que solíamos tener y de que todavía siga sintiendo algo por ti. Recuerdo cada hora, cada minutos y cada segundo, siempre decíamos que queríamos estar juntos más tiempo, no teníamos suficiente con el poco tiempo en el que disfrutábamos de la compañía del otro, siempre intentaba apurar hasta el último segundo contigo, aunque eso conllevase llegar tarde a mi casa, cosa que pasaba siempre.Recuerdo que dijimos varias veces fugarnos juntos, ahora veo porqué no querías llevarlo a cabo y lo estúpida que fui. Pero no puedo hacer nada, son cosas que se dicen cuando se está enamorado. Y verdaderamente, yo estaba locamente enamorada de ti. Cuando decía 'para siempre', lo decía completamente en serio, porque lo sentía y no porque es lo que se dicen la mayoría de las parejas.
Ni siquiera sé porqué estoy escribiendo esto, bueno, sí que lo sé. Necesito desahogarme, necesito sacar todo lo que llevo dentro, necesito gritarlo, necesito decir/escribir que te echo de menos y siempre lo haré, porque te quise, te quiero y te querré. Pero verdaderamente, solo necesito una cosa, o mejor dicho, persona. TE NECESITO A TI.

23 de septiembre de 2012

20 de septiembre de 2012

Sí, todavía te quiero...

Por muchos meses que pasen te seguiré queriendo, puede que no con la misma intensidad en que lo hacía antes, pero lo seguiré haciendo. ¿Sabes por qué? Porque todavía me importas, todavía siento hacia ti ese sentimiento al que llaman 'amor'. Fuiste lo más importante que tuve en ese corto, pero intenso periodo, y eso no es fácil de olvidar. He estado con varios, pero lo que tuvimos nosotros dos fue algo especial. Nos conocimos, empezamos a hablar y, al cabo de un par de meses, acabamos sintiendo algo más que amistad. Fuiste la primera persona a la quise y acabé amando tanto como para fugarme contigo, cosa que dijimos unas cuantas veces, pero no nos atrevimos a hacerlo.
Y ahora, estamos en un nuevo curso, con nuevos compañeros de clase y, por suerte, desgracia o destino, como quieras llamarlo, estamos en la misma clase. Más concretamente, tú sentado en la mesa de delante y yo en la de atrás. No es que me hables mucho, casi nada la verdad, pero me miras, bastante. No soporto que me mires tanto y no me hables, en serio. No se me da bien interpretar las miradas de la gente, ojalá supiera, así podría interpretar la tuya. Es un misterio. Todo en ti es un misterio. Ahora vas diciendo de que el amor es una ilusión que de tanto imaginarlo te lo acabas creyendo y reaccionas según los cánones que la sociedad impone. Y ahora pregunto yo: ¿lo que sentiste por mi fue real o imaginación tuya? Quiero creer que fue real, no quiero rayarme como tantos días he hecho. Es más, ¿sabes lo que creo? Creo que todavía sigues sintiendo algo por mi y que para distraer a la gente o a ti, dices esas cosas, para intentar convencerte a ti mismo de que lo que sientes hacia mi no es más que los restos que sentiste y que crees no sentir ya por mi. Pero sabes que no puedes, porque, a pesar de todo, sigues queriéndome. Recuerdas todos esos días en los que estábamos juntos, en tu casa, en la mía, en un parque, en el bar, con amigos o los dos solos. Recuerdas todas las palabras que nos decíamos. Seguramente, seguirás teniendo las cartas que te di y que leerás varias veces. Y, también, verás las pocas fotos que tenemos de los dos y recordarás ese momento en el que las hicimos.
Esos, son momentos que siempre estarán en nuestro corazón. Porque, cada vez que amas de verdad a alguien, se te queda grabado en el corazón.
Es prácticamente imposible que leas esto (puesto que no sabes que escribo aquí, ni te lo he pasado ni pasaré), pero, si alguien lo lee y pasa por algo parecido, en plan de querer a alguien, pensar que también le gustas, díselo, porque quizá, esa persona pueda darte algunos de los momentos más felices de tu vida.